Mexicanos… locos por el teatro

Por: Diana Fernanda Chávez Velázquez Taller de Periodismo cultural. Faro Indios Verdes Septiembre 25 de 2019

El teatro Hidalgo, recinto teatral ubicado en el centro de la Ciudad de México no deja de ser uno de los espacios escénicos con gran infraestructura que permite la magia del teatro en su máxima expresión. Ahora mismo, este recinto acoge amorosamente a Jean Poiret con su texto “la cage aux folles” o nombrada “La jaula de las locas” dirigida por Matias Gorlero, una comedia musical francesa traída a nuestro país, que nos muestra un poco más que un discurso caricaturizado sobre la comunidad LGTTTBIQA Todo el teatro se sumerge en la atmósfera de la obra en cada uno de los detalles que lo componen, desde el recibimiento en el loving hasta la atención de quienes nos acomodan. Luces, colores y texturas visuales, hacen que la primera impresión te lleve al mundo de su discurso complejo sobre la vida de seres que no necesariamente respetan el idear regulatorio que socialmente corresponde. El espacio sigue respondiendo a un modo tradicional de la escena italiana, sin embargo; la cercanía de los personajes con el público se enriquece cuando algunos de sus integrantes deciden romper la cuarta pared y ¡además! derribarla para darse camino sobre los pasillos del espectador. Grandes cuerpos masculinos vestidos con medias, tacones, vestidos y pelucas, transitan en las pasarelas y caminos de butacas para hacer sentir al público aún más dentro de la vida de los personajes. Esta obra sorprendió mis sentidos no sólo por la cantidad de imágenes en movimiento, cantos, colores, profundidad y visión de una comunidad que de por si se ha dejado de lado, sino también, por la cantidad de espectadores que al finalizar la función, ovacionaron de pie el gran esfuerzo de tantas mentes trabajando para un objetivo común: el teatro.